España y el supuesto superávit comercial. ¿A que se debe esta hazaña?

Para comprender lo llamativo de este artículo, primero, entendamos que es el superávit comercial y cuales son las consecuencias de este fenómenos económico

El superávit comercial es la diferencia positiva entre lo que un país vende al exterior (exportaciones) y lo que ese mismo país compra a otros países (importaciones).

El superávit comercial se considera uno de los indicadores más relevantes en lo que respecta al comercio exterior, y se produce superávit comercial, cuando un país exporta más bienes y servicios al extranjero de los que compra al exterior.

En resumen, existe superávit comercial cuando las importaciones son menores a las exportaciones.

España en Superávit comercial

Si, has leído, bien, y no es broma. España tendrá superávit comercial en el próximo año 2014, así lo asegura la IEE (Instituto de Estudios Económicos).

La balanza comercial española, ha ido reduciendo su saldo negativo con la crisis y ha pasado de un -9.6% en 2008, a un-2.4% en 2012. Pero no somos los únicos, Irlanda, Eslovenia, Hungría, Malta, Eslovaquia, Italia, Portugal y Grecia, también hacen los deberes y mejoran el equilibrio comercial. En cambio, no mejora, sino que cae el equilibrio comercial de “gigantes” como Alemania, Luxemburgo, Dinamarca y Gran Bretaña.

¿Por qué de repente somos tan competitivos y se augura superávit comercial? ¿Está el producto español de moda?

Mucha gente celebra que España haya recuperado competitividad. Pero la realidad muestra que la competitividad de nuestro país se debe a la devaluación interna.

Vamos por partes:

  1. España no exporta productos de alto valor añadido. Es decir nuestro producto, es nuestro hasta que se fabrica en otro lugar a menor coste.
  2. Las exportaciones españolas están muy, concentradas geográficamente, es decir, tres, (si, 3) regiones exportan el 48.2% del total nacional, que son (Catalunya, Madrid y Comunidad Valenciana) añadiendo Andalucía y Euskadi, el total de las exportaciones entre los 5 se sitúa en el 67,2%.
  3. La productividad española es baja. Muy baja, y tiene mucho que ver entre la oferta y la demanda de empleo. Es decir, España, aumenta su competitividad a base de facilitar a las empresas el despido de trabajadores (dicho así parece algo bastante lúgubre, y lo es), y la reducción de costes laborales. Con esto consigue que, quienes trabajen lo hagan más (es decir más horas, muchas más horas) por menos dinero y lo hacen porqué la economía Española, es incapaz, de aumentar de manera “sana”, la productividad, y así la competitividad.
  4. Muchos son los que están a favor (y no, hoy no hablaremos del Partido Popular) de que España aumente su competitividad y productividad, aún que sea a costa de que se empobrezca su población y se dispare el desempleo. Esto no es más que “Pan para hoy, hambre para mañana”

En resumen, que no es oro todo lo que reluce. La economía Española seguirá, con muchas deficiencias sociales si no se hace la gestión correcta. Debemos mejorar en materia de productividad y competitividad ya que en precio y coste de producción, prácticamente es imposible.

Las exportaciones seguro que seguirán creciendo, pero tenemos que tener muy claro, que los que trabajan lo hacen con el agua al cuello, y los que no trabajan, están ya medio ahogados.

Fuente:

Especial mención, a Santiago Niño Becerra, por su artículo publicado en La carta de la bolsa, que sirvió de inspiración y guía.

Relacionado : Infografía: Exportaciones de las PYME Españolas en 2012

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

📚 Guías y recursos → Aprende a exportar con nuestras guías y documentos de comercio exterior, listos para usar
Descargar ahora
Total
0
Share